Sí me he acogido a la Amnistía Fiscal o he comunicado mi patrimonio no declarado que tengo en el exterior por medio del modelo 720 y posteriormente regularizado, ¿Puedo tener consecuencias penales?

Muchas son las personas, y entre ellos muchos profesionales, que no tienen clara la solución de esta pregunta. Mi posición al respecto es la siguiente:

El hecho de regularizar la situación fiscal, no evita que pueda ser sancionado con el delito de blanqueo de capitales.

Esta es mi opinión, y así la exprese en un artículo que escribí hace ya algunos meses (http://gaspardiaz.blogcanalprofesional.es/reforma-del-codigo-penal-en-el-ambito-tributario-y-de-seguridad-social/). El debate creado entorno al mismo me ha llevado de nuevo a escribir este post en el que voy a intentar defender mi posición.

Para ello cuento con

1.-Modificaciones que ha sufrido la norma en su elaboración. El Anteproyecto de Ley inicial, fue modificado y dio paso al Proyecto que finalmente se presenta en las Cortes. En el apartado 1, inciso primero, el Proyecto sustituye “…y no hubiere regularizado su situación tributaria en los términos del apartado 4 del presente artículo” por “… salvo que hubiere regularizado su situación en los términos del apartado 4 del presente artículo”. Este último sería el texto que finalmente fue aprobado en la Ley Orgánica 7/2012. No se explicaría, por tanto, ese cambio del anteproyecto al texto final si no es porque se abandona la posibilidad de entender la regularización como elemento del tipo y volver a su posición de excusa absolutoria. En este punto volveríamos a la Consulta 4/1997 de la Fiscalía General del Estado, donde se mantenía que se trataba de una excusa absolutoria posterior a la comisión del delito, denominándola “de conducta”, las cuales “recogen supuestos no de <<exclusión>> sino de <<levantamiento>> de la pena en atención a un comportamiento posterior a la comisión del delito que anula la punibilidad que en principio merecía plenamente el hecho. Se exonera así retroactivamente de una punibilidad que ya había nacido” (y nos olvidaríamos de su último informe donde cambia de postura y se muestra a favor de considerar la regularización como un elemento del tipo).

2.- Un pronunciamiento reciente del Tribunal Supremo (STS 974/2012, de 5 de diciembre), en el que la Sala acoge la tesis de considerar el delito fiscal como previo al del blanqueo de capitales

3.- En el mismo sentido se han pronunciado autores tan relevantes como Don Enrique Bacigalupo que sostiene que la regularización opera como excusa absolutoria al considerarla como una circunstancia personal que excluye la punibilidad pero que no elimina ningún otro elemento del delito (ni la tipicidad, ni la antijuridicidad, ni la culpabilidad). Para este autor, “la solución propuesta en la Exposición de Motivos por el Legislador es lógica y dogmáticamente errónea. En efecto, el desvalor de la acción y el desvalor del resultado sólo pueden ser excluidos por una causa de justificación. Por lo tanto, para que pudiera ser sostenida la tesis de la Exposición de Motivos sobre la regularización sería necesario que existieran causas de justificación a posteriori. Pero, esta figura es lógicamente imposible, dado que las causas de justificación son autorizaciones de actuar y, por ello, sólo pueden ser previas a la acción típica. Sólo es posible autorizar antes de que el sujeto actúe. Después de realizada la acción sin autorización sólo cabe, si se quiere, perdonar, es decir: excluir la punibilidad… En la práctica futura los resultados de la reforma en este aspecto dependerán de si los tribunales darán prevalencia a la interpretación lógica y dogmáticamente errónea de la Exposición de Motivos o al texto legal, entendido según lo prescrito en el art. 8.3º CP.” . Y es que para gran parte de la doctrina, en el concurso del delito fiscal con el del blanqueo de capitales, nos encontramos ante un concurso aparente de leyes sometido al art. 8.3º CP (principio de consunción), por el cual sólo es aplicable la pena del delito fiscal por absorber esta la del delito de blanqueo de capitales.

Y la pregunta que nos queda por resolver es ¿Por qué el legislador no ha despejado las dudas existentes en esta cuestión? Para mi está claro, la redacción inicial fue consecuencia del interés del Gobierno por favorecer la acogida de la amnistía fiscal del 2012. Pasado el plazo de acogerse a la amnistía (noviembre) se publica la LO 7/2012 que lleva a cabo el mencionado cambio que aunque no se decanta claramente a favor de la excusa absolutoria, al menos crea la duda.

 

 

2 Comentarios | Leído 505 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “Sí me he acogido a la Amnistía Fiscal o he comunicado mi patrimonio no declarado que tengo en el exterior por medio del modelo 720 y posteriormente regularizado, ¿Puedo tener consecuencias penales?”

  1. Diego dice:

    Esto de abajo se aprobó para evitar el blanqueo en quienes se acogieron a la amnistía.

    Es de la Ley Orgánica 7/2012 que modifica el 305 del Código Penal. Si el efecto de regularizar es que se entiende que regularizando se estaba pagando en plazo, nunca hubo delito, y no puede haber blanqueo.

    Disposición adicional única. Efectos de la declaración tributaria especial.
    Se entenderán declaradas dentro del plazo establecido en la normativa de cada tributo respecto de cada período impositivo en el que deban imputarse, las rentas inicialmente no declaradas regularizadas a través de la declaración tributaria especial prevista en la disposición adicional primera del Real Decreto-ley 12/2012, de 30 de marzo, por el que se introducen diversas medidas tributarias y administrativas dirigidas a la reducción del déficit público.

    Saludos

    1. Puedo estar empecinado, que no digo que no lo este, pero entiendo que la disposición adicional que mencionas solo hacer referencia al delito fiscal. Lo contrario no me cuadra.
      Digo esto porque la disposición final 1ª del RD 12/2012, modifica el artículo 180 de la LGT, facultando a la Administración Tributaria a abstenerse de pasar el tanto de culpa a la Administración de Justicia si estima que el obligado ha regularizado su situación. Por tanto sí la Administración considera que la regularización llevada a cabo por el obligado no es plena, podría iniciar actuaciones penales. Este poder discrecional que se le concede a la Administración para perseguir o no perseguir delitos, en todo caso debe ceñirse a su ámbito de actuación, es decir a los delitos contra la Hacienda Pública y por tanto no puede abarcar a los delitos conexos como puede ser el del blanqueo de capitales. Para mi, sigue pesando más la aceptación de la figura del autoblanqueo y la inclusión de la posesión en el tipo del delito de blanqueo de capitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *