Reforma del Código Penal en el ámbito Tributario y de Seguridad Social.

Como si de una broma se tratase,  el pasado día 28 de diciembre, el día de los inocentes, se publico en el BOE la Ley Orgánica 7/2012, de 27 de diciembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de transparencia y lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social.

Pero lejos de tratarse de una broma, la importancia de las medidas adoptadas es tal que  ha dado respuesta a muchos de los debates doctrinales del momento.

Por citar los más relevantes, mencionaré los siguientes:

– La Administración no paralizará el cobro de la cuota presuntamente defraudada por el inicio del procedimiento penal.

– Se amplía el plazo de prescripción a 10 años, al elevarse las penas a 6 años.

– La ejecución de la pena de multa y de la responsabilidad civil se llevará a cabo por la Administración por el procedimiento de apremio.

– Se reduce de manera alarmante la cuota defraudada a la Seguridad Social que abre la vía penal y a su vez se determina que el hecho de haber presentado las declaraciones no excluye el hecho de la posible defraudación.

– Finalmente la regularización fiscal aparece como excusa absolutoria y no como un elemento más del tipo.

Respecto de este último punto, el Gobierno ha modificado el anteproyecto que presento en el mes de julio y ha seguido la línea del Proyecto de Ley que publicó en septiembre. La consecuencia de entender la regularización como elemento del tipo, y no como excusa absolutoria, es que si se lleva a cabo dicha regularización,  no se dan todos los elementos del tipo y por tanto el delito fiscal no ha existido.

Parece que el Gobierno no se quiere cerrar la puerta de castigar esos hechos por otras vías, me estoy refiriendo al delito del Blanqueo de Capitales. Me explico, el delito fiscal puede ser delito previo del blanqueo de capitales (301 cp) y de ahí la importancia de considerar la regularización fiscal como elemento del tipo o excusa absolutoria. Si no es un elemento del tipo, el delito previo no se da. Si por el contrario es una excusa absolutoria, el delito fiscal ha existido y por tanto puede ser delito previo del de blanqueo de capitales. De esta manera, una vez que el defraudador haya regularizado su situación fiscal, podrá ser denunciado por un delito de blanqueo de capitales. En próximos post, hablaré de este delito que tantos y tan buenos resultados esta dando.

5 Comentarios | Leído 561 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

5 opiniones en “Reforma del Código Penal en el ámbito Tributario y de Seguridad Social.”

  1. Miguel Angel dice:

    Me parece muy interesante tu comentario sobre la reciente reforma del Código Penal, que creo entrará en vigor el próximo 17/01/2013.
    Dices en un párrafo: “- Finalmente la regularización fiscal aparece como excusa absolutoria y no como un elemento más del tipo”.
    Me parece que hay un error y es justo lo contrario, como después explicas, por lo que debería decir: – Finalmente la regularización fiscal aparece como un elemento más del tipo y no como excusa absolutoria. Te agradecería me confirmaras esto. Gracias en cualquier caso.

    1. Miguel Ángel, en primer lugar pedirte disculpas por contestarte tan tarde.

      En cuanto a tu comentario, decirte que no es un error y que dije lo que realmente opino. Entiendo que la regularización fiscal no es un elemento del tipo ya que si seguimos la trayectoria que ha seguido este precepto hasta llegar a la Ley Orgánica 7/2012, podemos entender que esta ha sido la intención del legislador. El Anteproyecto de julio recogía el siguiente texto “… exceda de 120.000 euros y no hubiera regularizado su situación tributaria” mientras que el Proyecto y la Ley recogen lo siguiente “el que defraude a la Hacienda pública … exceda de los 120.000 euros… será castigado con la pena …salvo que hubiere regularizado su situación tributaria”. En el primer caso no cabe duda de que estamos ante un elemento del tipo, en el segundo sin embargo parece que se esta refiriendo únicamente a la pena y por tanto, yo al menos la considero como excusa absolutoria. Si no fuese así, no tendría sentido el cambio llevado a cabo por el legislador.
      De todas maneras por lo que he leído en relación al tema, no es un tema pacífico (te cito dos artículos, en los que los autores mantienen las distintas posturas: Marina Roig Alzozano en un artículo escrito en Legal today; y Bernardo del Rosal Castro en un artículo para el Diario la Ley)

  2. Patricia dice:

    Perdonad que intervenga, la verdad que no me gusta intervenir en foros ni nada, pero esta vez haré una excepción, en fin, según el TS excusa absolutoria es: «vienen comprendiendo un conjunto de circunstancias de dudosa y controvertida naturaleza jurídica […], que aconsejan dejar sin punición determinados hechos delictivos no obstante estar presentes en ellos las notas de antijuridicidad tipificada y culpabilidad» (Sentencia de 26 de diciembre de 1986).”; hasta donde yo llego, que puedo estar equivocada, ni excusa absolutoria, ni elemento del tipo, en la medida en que si regularizas, no realizas tipo alguno, tu conducta no es típica. En la anterior redacción sí era excusa absolutoria, ahora entiendo que no lo es. De hecho, esto que dices: “Finalmente la regularización fiscal aparece como excusa absolutoria y no como un elemento más del tipo”, era como estaba configurado antes de la reforma de diciembre. En fin, ahí queda dicho, un saludo.

    1. Buenos días Patricia,
      En primer lugar agradecerte tus dos intervenciones ya que me han parecido muy interesantes. Viendo el interés que ha suscitado la cuestión, estoy trabajando en un nuevo artículo que pretendo publicar este mismo fin de semana. Lo que ahora te puedo adelantar en respuesta a tus dos comentarios, es lo siguiente:
      1. En mi opinión la regularización sigue siendo una excusa absolutoria por coherencia y armonía con el resto del Ordenamiento.
      2. Respecto a la Exposición de motivos de la LO 7/2012, voces tan autorizadas como la de Don Enrique Bacigalupo opinan lo siguiente “la solución propuesta en la Exposición de Motivos por el Legislador es lógica y dogmáticamente errónea. En efecto, el desvalor de la acción y el desvalor del resultado sólo pueden ser excluidos por una causa de justificación. Por lo tanto, para que pudiera ser sostenida la tesis de la Exposición de Motivos sobre la regularización sería necesario que existieran causas de justificación a posteriori. Pero, esta figura es lógicamente imposible, dado que las causas de justificación son autorizaciones de actuar y, por ello, sólo pueden ser previas a la acción típica. Sólo es posible autorizar antes de que el sujeto actúe. Después de realizada la acción sin autorización sólo cabe, si se quiere, perdonar, es decir: excluir la punibilidad… En la práctica futura los resultados de la reforma en este aspecto dependerán de si los tribunales darán prevalencia a la interpretación lógica y dogmáticamente errónea de la Exposición de Motivos o al texto legal, entendido según lo prescrito en el art. 8.3º CP”.
      Saludos,

  3. Patricia dice:

    Perdonad que siga tan pesada, en fin creo aclaro algo aún más: si os vais al preámbulo de la Ley 7/2012 de modificación del CP, en su punto III, cuarto párrafo se dice: “En coherencia con esta nueva configuración legal de la regularización tributaria como el reverso del delito que neutraliza completamente el desvalor de la conducta y el desvalor del resultado, se considera que la regularización de la situación tributaria hace desaparecer el injusto derivado del inicial incumplimiento de la obligación tributaria y así se refleja en la nueva redacción del tipo delictivo que anuda a ese retorno a la legalidad la desaparición del reproche penal. Esta modificación se complementa con la del apartado 4 relativa a la regularización suprimiendo las menciones que la conceptuaban como una excusa absolutoria.” Luego si había alguna duda que esto era una excusa absolutoria, esto es bastante contundente. Nuevamente, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *