Importante Sentencia que condena a los administradores de páginas web, por la descarga de archivos | Gaspar Díaz Pedrero

Importante Sentencia que condena a los administradores de páginas web, por la descarga de archivos

Los artículos 270 y siguientes del Código Penal prohíben la digitalización de libros, grabaciones de música o películas y su posterior difusión por la red en los supuestos protegidos por los Derechos de Autor. Pero la cuestión de utilizar el Derecho Penal para castigar esas ilicitudes, sin embargo, sigue causando controversia. No podemos olvidar que el fomento de la cultura y que está pueda ser alcanzada por el mayor número de personas, debe ser uno de los objetivos de cualquier sociedad desarrollada y  no cabe duda que internet puede ser ese medio de propagación. Frente a este desiderátum, nos encontramos con el claro perjuicio patrimonial que estas prácticas suponen para los autores, las editoriales y empresas del sector. En España, no se cuestiona la necesidad de criminalización de estos derechos aunque se promueve que sea el Derecho Penal la última vía a la que acudir en protección de los mismos. El derecho de propiedad en los bienes inmateriales como los que confieren los derechos de autor de una obra literaria o un CD, tienen en común con el derecho de propiedad la posibilidad de oposición erga omnes, pero carecen de la cualidad que sí posee la propiedad de los bienes materiales; frente a la perpetuidad de estos, aquellos son temporales. La Comunidad Europea en la Directiva 2006/116/CE de 12 de Diciembre fijó el plazo de los derechos de autor sobre las obras literarias y artísticas que se extendería durante la vida del autor y 70 años más después de su muerte, con lo cual se unificó el plazo de protección de los derechos de autor. Esta directiva contiene disposiciones sobre obras cinematográficas y audiovisuales.

La segunda Directiva 2006/115/CE de 12 de Diciembre se refería a los derechos de alquiler y préstamo y otros derechos afines de los derechos de autor en el ámbito de la propiedad intelectual.

El hecho a partir del cual se reclama una intervención del derecho penal en relación con los derechos de autor en el ámbito comisivo de Internet, es lo que se conoce por “ciberpiratería digital” que no es más, que las nuevas formas que han surgido en la red para la explotación ilícita de obras protegidas. Una de estas formas es la que llevan a cabo los administradores o gestores de páginas web de enlaces que permiten la descarga en Internet de obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual. Millones de personas son conscientes de que pueden estar infringiendo los derechos de autor y aun así continúan cargando y descargando datos ilegalmente. El considerar estas actuaciones incluidas dentro del artículo 270 CP constituye a día de hoy un tema controvertido a nivel judicial, dado que existen dos líneas interpretativas opuestas. Pues bien, la Sentencia de la Audiencia Provincial de Castellón, Sección 1ª, Sentencia 426/2014 de 12 Nov. 2014, Rec. 414/2014, se posiciona a favor de criminalizar estas acciones. En el asunto enjuiciado, se discute la puesta a disposición de los usuarios de Internet de contenidos protegidos por los derechos de propiedad intelectual sin la autorización de sus legítimos titulares. Dichos contenidos incluían archivos que reproducían fonogramas, películas, series de televisión, programas y juegos de ordenador, ofrecidas para su descarga gratuita, mediante el uso de programas de intercambio «P2P».  Esta Audiencia condena por un delito contra la propiedad intelectual apoyándose en Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Sala Cuarta) de 13 de febrero de 2014 (asunto C-466/12) que aclara que debemos entender por “comunicación pública” elemento comprendido dentro de la conducta típica del artículo 270 CP y que daba lugar a distintas interpretaciones. Tras la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 13 de febrero de 2014 mencionada, se aclara que “… un acto de comunicación como el realizado por el gestor de una página de Internet mediante enlaces sobre los que se puede pulsar,  se dirige al conjunto de usuarios potenciales de la página que dicha persona gestiona, es decir, a un número indeterminado y considerable de destinatarios. En estas circunstancias, debe considerarse que dicho gestor realiza una comunicación a un público.”

Sin comentarios | Leído 294 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*